Con el objetivo de iniciar con los preparativos de la cabalgata conmemorativa al centenario del asesinato del Caudillo del Sur, Emiliano Zapata Salazar, que tendrá lugar en Cuautla el próximo 10 de abril del año en curso, este jueves autoridades del Gobierno Municipal que encabeza el alcalde Jesús Corona Damián, sostuvieron la primera reunión de trabajo con integrantes de la asociación civil “Monumentos Gigantes al Zapatismo” al frente de Manuel García Hernández, quien informó que en la cabalgata se espera la asistencia de 1,500 a 2000 jinetes a caballo de todo el país en el marco del evento cívico cultural .“Para ese día está programada una cena para todos los participantes, salimos de Chinameca a las 3:00 de la tarde; llegamos a Cuautla a las 9:00 de la noche”, indicó.

En esta actividad el Ayuntamiento coadyuvará en la organización de la logística dentro de la ciudad. Al respecto el encargado de la Dirección de Educación, Erick González García destacó que como parte de este homenaje al Caudillo del Sur, se tiene programada una representación del centenario del asesinato de Emiliano Zapata en el Zócalo de Cuautla, “en donde se contará con la participación de mil 500 a 2 mil jinetes, de esta cifra sólo entrarán 100 caballos al Zócalo llevando una mula que simboliza la forma en como fue transportado el cuerpo de Emiliano Zapata. Habrá una escenificación del traslado del cuerpo del General Zapata hasta los portales del antiguo Palacio Municipal en el Zócalo de la Ciudad, justo afuera de lo que eran las instalaciones del Registro Civil”.

Manuel García Hernández, presidente de la A.C. Monumentos Gigantes al Zapatismo, informó que en el marco de la conmemoración del centenario de la muerte del héroe revolucionario, exhibirán una obra del destacado escultor Ricardo Ponzanelli . “El próximo 10 de abril, exhibiremos el busto del General Emiliano Zapata igual como sucedió hace 100 años; la obra es de Ricardo Ponzanelli, él es el escultor que está trabajando el rostro, pero también le hemos pedido de favor que nos ayude a hacer un monumento de 1.70 metros de altura con vestimenta de manta, porque el General vestía de gala cuando acudía a entrevistas o a fotografías, pero normalmente cuando andaba en la “bola” decían ellos ,andaba de manta. No podía andar de charro porque entre tantos que andaban con él, todos andaban de manta, no todos andaban de charro”, detalló.

En esta primera mesa de trabajo en donde se analizó la logística y la seguridad del evento, participaron también: Arturo Isabel Puebla y Antonio Alpízar Cedillo, integrantes de la asociación civil “Monumentos Gigantes al Zapatismo”; y Pedro Rodríguez Tamayo, representante del Sindicato de Músicos de Cuautla.

Dejar respuesta