* El canal de aguas negras despide fuerte olor.

* Los visitantes se alejan no compran, afecta la economía de los comerciantes.

En pleno centro del municipio de Tlayacapan, cerca del mercado con comida tradicional, corre un canal de aguas pluviales combinado con aguas negras, el cual se ha convertido en una fuente emisora de contaminantes, que pone en riesgo la salud de propios y turistas que acuden a este emblemático municipio del estado de Morelos.

El canal de desalojo de aguas pluviales no es para aguas negras y los hedores son insoportables, afectando la economía de lugar, los comensales prefieren retirarse a comer en un lugar donde se perciban olores fétidos.

Al decir de los locatarios, estos, han acudido varias veces el Ayuntamiento, que preside María del Carmen Pochotitla Tlaltzicapa, y lo único que hacen es enviar alguna cuadrilla a meter alguna guía, sifón, sobre los registros de aguas negras, los cuales ya están destapados.

Transitan olores y aguas infecciosas enfrente de una zona donde concurren los restaurantes más emblemáticos y tradicionales del pueblo.

Las cuadrillas del Ayuntamiento que acuden no hacen los trabajos que solucionen el problema, el cual debe ser personal calificado en este tema y mientras tanto el drenaje sigue escurriendo por el canal pluvial.

Dejar respuesta